Grupo de consumo

El grupo de consumo La Guindalera lo formamos un grupo de vecinos que decidimos tomar control, al menos parcialmente, de lo que consumimos.

Hoy en día, es realmente difícil saber lo que consumes, las técnicas de mercadotecnia, con sus brillantes embalajes, la publicidad, la disposición de los productos en los lineales… junto con el hecho de la producción industrial de alimentos hacen que muchas veces no seamos conscientes de que ingerimos, ni del coste real que conlleva. La gran distribución hace que ni conozcamos los productores, ni las condiciones de producción, ni siquiera de donde viene aquello que hemos comprado.

Lo cierto es que somos mucho menos libres de lo que creemos, muchas veces adquirimos por impulso y no sabemos lo que compramos, ni si es lo mejor ni para nosotros ni para nuestro entorno.

Más allá de ello, y no menos importante… los productos pueden ser mejores. Recolectados maduros, sin química ni cámaras, o hechos artesanalmente con amor y sin trucos. Y eso se nota en casa, claro que se nota.

Nosotros, desde luego, no escapamos a ello, seguimos comprando en la gran distribución igual que en el pequeño comercio de nuestro barrio. Pero una parte de nuestro consumo, podemos solucionarlo entre nosotros, y eso es lo que hacemos.

Compramos y luego nos repartimos productos  de productores de confianza, de aquí cerquita y garantizados, la mayor parte de ellos ecológicos. Gracias a nuestra estructura de costes (compramos para 30 familias, una parte del trabajo la hacemos nosotros, y evitamos intermediarios), podemos reducir sustancialmente el coste de un producto “equivalente” en una gran superficie o en una tienda “ecológica” o “gourmet”.

Si algún día te pasas para vernos, te sorprenderá lo que ofertamos (fruta, verdura, carne, pescado, lácteos, huevos, cerveza, vinos, despensa, cosmética, productos de limpieza…) y los precios que alcanzamos,

20160426_203210Nuestra estrategia es simple, procuramos crecer con cabeza, estabilizando el grupo, lo que nos hace tener frecuentemente lista de espera. La estabilidad es importante, porque está en juego también la de nuestros proveedores, y la creación de lazos comunitarios, otro de nuestros objetivos fundacionales,

Cada uno pide libremente desde la web entre lo que hay, con sus propios criterios, sin pedido mínimo, ni obligación de pedir siempre (se sobreentiende que todo el mundo tiene vacaciones, sus propias historias…) pero se pide un compromiso de pedir habitualmente, por no ocupar una plaza que alguien está esperando.

Los repartos son quincenales, y nos turnamos para hacerlos. También existe una pequeña carga de trabajo administrativo. No existe compromiso de permanencia.